968 241 426

Cronista Carlos Valcarcel. 4, 1º Izq - Murcia

Top

La formación continuada, garantía para empresas y trabajadores

Terra Fecundis / Sin categoría  / La formación continuada, garantía para empresas y trabajadores

La formación continuada, garantía para empresas y trabajadores

Formación y empleo van de la mano. Aprender habilidades técnicas, personales o profesionales es paso previo e indispensable para poder desarrollar con garantías un puesto de trabajo. ¿Pero qué ocurre cuando ya estamos trabajando? Según los datos de un estudio sobre el mercado laboral recientemente realizado por Asempleo -la asociación que representa a los prestadores de servicios profesionales de empleo- solo el 11% de los ocupados realizó cursos de formación a lo largo de 2014.

La explicación a estos datos se puede encontrar tanto en los propios empleados como en sus empresas. No todas las personas que ya están trabajando tienen interiorizada la idea de lo importante que es para ellos la formación continuada, cuando no lo dudarían en caso de estar en el paro. De la misma manera, no todas las empresas ven la formación como una inversión rentable por lo que no están dispuestas a destinar recursos económicos y de tiempo (para permitir que esos cursos ocupen parte del horario laboral) a este apartado.

Tanto en un caso como en otro, se olvidan las ventajas que la formación continuada tiene. Más todavía en un mercado cada vez más global y, por tanto, más exigente. A más formación, más eficacia a la hora de desarrollar cualquier tarea y, por tanto, mayor capacidad de adaptación ante condiciones cambiantes, más posibilidades de promoción interna o de encontrar rápido un nuevo trabajo en caso de perder el actual. Para las empresas la formación es la mejor garantía de mejora continua y, por tanto, el camino para ser más competitivas y, por supuesto, más rentables.

Volvamos a los datos del estudio de Asempleo. En términos generales, ¿cómo se comportan las empresas? Podemos decir que cuanto mayor es el tamaño de la empresa, mayor es el compromiso con la formación y la realización de cursos. Por eso, la reciente reforma de la formación profesional se dirige precisamente a las microempresas, mayoritarias en nuestro país.

Por sectores, actividades profesionales, científicos y técnicos son los más activos en cuanto a formación continuada, mientras que las empresas de hostelería y actividades administrativas las que menos.